Rascacielos, ¿dónde está el límite?

Edificios de Nueva YorkLos rascacielos comenzaron en Chicago, durante el sigo XIX, aunque las alturas de aquellos edificios hoy probablemente no sean un gran desafío arquitectónico ni llamen la atención visualmente; no obstante, en el momento de su construcción fueron los edificios más altos del mundo. Prontamente la construcción de rascacielos tuvo su lugar por excelencia en Nueva York, puesto que otras ciudades que habían acogido este tipo de arquitectura como Chicago que los vio nacer, y también Londres, se vieron coartadas por limitaciones reglamentarias, que no permitieron su mayor proliferación en altura. De este modo, la ciudad de los rascacielos a comienzos del siglo XX, es sin duda Nueva York. Hoy se han extendido por todo el mundo aunque las causas actuales de su construcción, distan bastante de las motivaciones iniciales.

¿Por qué surgieron los rascacielos?

Hay dos causas iniciales que influyeron en el desarrollo de los rascacielos. Una de ellas es económica. Se pretendía aprovechar el precio del suelo, en ciudades donde el suelo era particularmente caro. De este modo, la construcción en altura, permitía un mayor espacio de uso o habitable, por el mismo costo inicial de suelo. Además influyó la tecnología naciente, en primer lugar el uso del acero, el hierro y otro tipo de metales en la construcción, también el uso del vidrio y el hormigón armado. Aunque la innovación tecnológica que más impulso dio a la construcción en altura fue el invento del elevador. Pues este ingenio permitía superar las barreras prácticas de edificios con demasiada altura. En cierto sentido, es la tecnología la que marcaba el límite de la construcción en altura, y fue la misma tecnología la que permitió traspasar ese límite, ya con materiales y técnicas nuevas de construcción, pero esecialmente gracias al elevador. Posteriormente muchas otras innovaciones tecnológicas han permitido que la altura de los rascacielos siga elevándose.

Los rascacielos un símbolo de poder

No obstante las causas iniciales, la verdad es que en la actualidad construir un rascacielos realmente alto que destaque visualmente en la ciudad, no responde a motivos económicos de uso de suelo. Pues después de cierta altura la construcción sube mucho sus costes debido a diversos motivos, un diseño más caro, materiales, técnicas, seguros, entre otros factores. La razón principal de que los rascacielos hayan seguido elevándose, responde fundamentalmente a que se han vuelto un elemento de marketing, tanto de las ciudades que los acogen, como de sus propietarios. En particular se trata de un símbolo de poderío económico. Por esta razón, la mayoría de los rascacielos actuales responde a una especie de imagen corporativa, y sus dueños suelen ser también dueños corporativos.

El futuro de los rascacielos

En la actualidad parece que los planes de futuro para los rascacielos no están basados en seguir aumentando su altura; como en generar edificios autosustentables e inteligentes. De hecho ya existen proyectos terminados y algunos en ejecución que incorporan, generadores eólicos propios para aprovechar las corrientes en altura, jardines verticales, y sitios de áreas verdes para regular temperatura y purificar el aire, paneles solares, sistemas de reutilización de aguas lluvia y aguas residuales. En el fondo se trata de una renovación del rascacielos como símbolo de poder; pero en este caso de un símbolo de poder utópico, que muestra a escala las condiciones de una sociedad autosustentable y más inteligente. El rascacielos, como símbolo de haber superado los retos de la sociedad contemporánea.

Imagen de tacoronte – Fotolia.comSimilar Posts:

 

Comments are closed.