Pautas para las demoliciones y los desahucios

Procesos judiciales para las demoliciones de vivienda y otros edificiosLas demoliciones y los desahucios tienen en común que las personas que antes habitaban esos inmuebles han perdido la posibilidad de seguir haciéndolo. Las razones que fundamentan ambas decisiones son dispares, sin embargo.

Qué es y cómo se lleva a cabo una demolición

Una demolición es el proceso opuesto a una construcción. Es la acción de destruir inmuebles y estructuras de cualquier tipo. Los métodos de demolición son aplicados según sean las características de la estructura a demoler.
En el caso de viviendas y construcciones de poca altura, se hace por el método mecánico, con máquinas, equipos hidráulicos y herramientas específicas. Cuando se trata de edificios más altos puede elegirse la bola demoledora o la demolición controlada, utilizando explosivos. Las etapas de este último método son:
• Asegurar la zona mediante redes, mallas, muros y zanjas anti-vibraciones.
• Realizar pequeñas explosiones controladas que hagan colapsar la estructura.
• Recoger los escombros.

Pasos que sigue un desahucio

Muchas personas adquirieron vivienda hace unos años pero han tenido que enfrentar serias dificultades para poder pagarla, debido a la crisis. Actualmente, los desahucios despojan a las familias de sus hogares en tres simples pasos:
• Demanda
La entidad bancaria presenta ante el juzgado una demanda ejecutiva por impago. Este hecho es comunicado al deudor, quien tiene un plazo para pagar o impugnar la denuncia. Si el requerimiento de pago no se cumple, el proceso va directamente a la fase de ejecución.
• Subasta
El banco solicita certificado de cargas del inmueble al Registro de la Propiedad. Lo saca a subasta con el precio de salida fijado en la tasación que se hiciera para conceder la hipoteca. Si la subasta queda desierta, el banco tiene derecho a adquirir el inmueble por el 50-60% de su valor de tasación.
• Lanzamiento judicial
El deudor deja de ser propietario de la vivienda, que ha pasado a nombre de la entidad o el nuevo propietario. Se da un plazo para dejar el inmueble y se solicita la ayuda policial, en caso de que no sea respetado. Aunque técnicamente la ejecución judicial no es desahucio, en la práctica el resultado sí lo es, pues deja a las personas sin hogar.

Imagen de Junial Enterprises – Fotolia.comSimilar Posts:

 

Comments are closed.