Normas de Colegiación

flickr.com / Will Folsom

Para ejercer la profesión de arquitecto es necesario estar colegiado. Para realizar la colegiación hay que estar en posesión del titulo de Arquitecto -certificado final de estudios-, pagar la cuota correspondiente, rellenar el impreso de solicitud y aportar el alta en el impuesto sobre actividades económicas.

Existen varias modalidades de colegiado:

1- Precolegiado: (aporta información profesional a los estudiantes de Arquitectura). Dada la importancia de la colegiación en esta profesión, es ésta categoría un elemento fundamental, ya que propicia el acercamiento de las Escuelas al Colegio, complementando la formación recibida con los mismos artículos que estudian sus compañeros colegiados.

2- Residente: (Perteneciente a la demarcación territorial del Colegio. A su vez puede ser.

a- Arquitecto Colegiado, (el que ejerce todos sus derechos y realiza su actividad profesional en el territorio comprendido por el Colegio.

b- Arquitecto Adscrito, (mismos derechos que el Colegiado, salvo que no ejerce la profesión).

3- No Residente: Se trata de aquellos arquitectos colegiados cuyo domicilio profesional está fuera de la demarcación territorial del Colegio; deberán acreditar la colegiación correspondiente a su domicilio. Se dividen a su vez en Colegiados y Adscritos.

En el caso que las circunstancias cambien, estudiante precolegiado que termina sus estudios, o colegiado adscrito que presenta un visado al Colegio, éste ofrece la posibilidad de realizar todos estos trámites online y ajustar las cuotas colegiales correspondientes.

4- Arquitectos Senior: Caso de los colegiados que acrediten documentalmente la jubilación. Tienen los mismos derechos que el resto, salvo lógicamente el ejercicio de la profesión.